El Senado Demócrata de Nueva Jersey aprobó con 39 votos a favor y cero en contra para criminalizar el manejo de drones cuando el usuario se encuentra en estado de ebriedad.  Los pilotos que sean considerados culpables tendrán que pagar una multa de $1000 dólares.

Según esta nueva ley, cuando una persona controla un dron bajo los efectos de narcóticos, alucinógenos, o tiene por lo menos 0.8% de alcohol en la sangre, esta alterando el orden público.