Por Aurelio Contreras Moreno

A tres días de que den inicio formal las campañas por la gubernatura del estado de Veracruz, el Organismo Público Local Electoral (OPLE) continúa dando tumbos: ahora, reiteró su aval al derroche de recursos por parte de los candidatos que cuenten con el dinero para hacerlo.

El miércoles pasado, el Tribunal Electoral de Veracruz (TEV) ordenó al Consejo General del OPLE emitir un nuevo acuerdo para determinar el tope de gastos de campaña para la elección de gobernador del estado y de diputados locales, toda vez que el organismo “no motivó debidamente la determinación” para dicho límite de erogaciones, pues “no sustentó la forma de calcular cada uno de los valores que conforman el ‘factor socioeconómico’, las razones de su integración y la utilización del mismo”.

De inmediato, el OPLE “acató” la sentencia del Tribunal. O más bien, hizo como que la acataba, pues dejó el tope de gastos electorales exactamente igual como ya lo había aprobado con anterioridad, el pasado 28 de marzo: 157 millones 928 mil 101.42 pesos para las campañas por la gubernatura, y 94 millones 340 mil 649.41 pesos para las de diputado local por el principio de mayoría relativa. Lo único que hizo fue “fundamentar” la decisión que ya había tomado, según la justificación del acuerdo.

Pero no hay justificación alguna para semejante despilfarro: para las campañas de 2016, el límite de gastos se fijó en aproximadamente 87 millones de pesos en el caso de los candidatos a Gobernador, y de 34 millones para abanderados a las diputaciones locales.

En comparación con el tope de gastos aprobado para las actividades proselitistas de 2018, el incremento representa un dispendio criminal para un estado en recesión económica como Veracruz., La diferencia es abismal, para tan corto periodo de tiempo.

Es tal la desproporción, que el acuerdo del OPLE fue aprobado por mayoría, pues tres consejeros de plano votaron en contra del mismo, ya que con semejante monto de gasto permitido, se vulnera el principio de equidad para los participantes en la contienda.

De por sí, generalmente los candidatos que son apoyados por los partidos más fuertes o por estructuras de gobierno rebasan por mucho los topes que fija la autoridad electoral. Con un límite tan alto como el autorizado, quienes no cuenten con tal cantidad de recursos no estarán en condiciones de competir en igualdad de circunstancias, con lo cual, será el dinero el factor fundamental para la definición de los comicios y no la voluntad popular. A lo que se suman otro tipo de riesgos, como la entrada de dinero ilícito, proveniente del crimen organizado.

En un escenario como el que está propiciando el OPLE, se beneficia a los candidatos que tienen más dinero. Y eso quedó de manifiesto con la postura del único partido que defendió en el Consejo General este elevado tope de gastos: el gobernante Acción Nacional, cuyo abanderado, Miguel Ángel Yunes Márquez, está usando todos los recursos del estado para promover su imagen.

Mientras el OPLE y el TEV se hacen de la vista gorda.

“Mi candidato es muy guapo”

En la página del OPLE ya se pueden ver los spots que difundirán los candidatos en las campañas que comienzan este domingo. Y llama especialmente la atención uno del aspirante panista, Miguel Ángel Yunes Márquez.

En una de las escenas, dos mujeres aparecen alabando el físico del hijo del gobernador: “mi candidato es muy guapo”, dice una mientras sostiene una fotografía de Yunes Márquez. A lo que la otra le responde, en la siguiente toma que las encuadra a ambas: “pues feo no es”.

¿En serio eso es lo que va a promover el panista?

 

Email: aureliocontreras@nullgmail.com

Twitter: @yeyocontreras