Lorenzo Antonio Portilla, titular del Órgano de Fiscalización Superior (Orfis), presentó una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE) por una supuesta clonación de su firma, la cual fue usada en un recibo con monto de 20 millones de pesos que fueron sacados del presupuesto de 2014.

Negó haber hecho uso de esos recursos y aseguró que en ese año el presupuesto de su organismo fue solamente de 4 millones de pesos. El presidente de la Comisión de Vigilancia del congreso local, Juan Manuel de Unanue, declaró que será la FGE la encargada de llegar a una conclusión delo caso a través de las investigaciones periciales.

Aseguró que la posición del titular de la Orfis no esta en riesgo, a pesar de que anteriormente también se habían hecho señalamientos en su contra por haber ignorado ciertas observaciones de la Auditoria Superior de la Federación (ASF) en 4 mil millones de pesos, caso en el que Portilla ya salió a aclarar.

El auditor del Estado había denunciado una simulación de reintegros de 2008 a 2011, cuando él todavía no estaba en el cargo, y en 2014 el gobierno del Estado incumplió un compromiso para reintegrar los recursos en tiempo y forma.