El ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, desde su celda en el Reclusorio Norte, presentó una denuncia contra el actual mandatario del Estado, Miguel Ángel Yunes Linares, por presunto enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

Según la Procuraduría General de la República (PGR), el ex priista sustentó su denuncia con documentos y notas periodísticas publicadas en el 2013, las cuales entregó a la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Cometidos por Servidores Públicos y contra Administración de Justicia.

Estos documentos señalan que Yunes Linares es un político que no ha podido explicar que el aumento de su patrimonio sea legítimo, así como la legítima procedencia de su carrera política. Duarte mencionó que en 2013, Manuel Espino Barrientos, quien denunció un enriquecimiento de tres mil millones de pesos que Yunes Linares no pudo justificar.

En un caso más cercano, en 2017 se publicó una nota donde se decía que Jorge Winckler Ortiz es defensor de loa familia de Yunes siendo también fiscal general del Estado. Además, el mandatario veracruzano supuestamente no agregó tres propiedades a su declaración 3de3.