A raíz de las acusaciones hechas por el alcalde de Minatitlán, Nicolás Reyes Álvarez, el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, negó que las despensas que se repartieron para los damnificados de esa comunidad contuvieran alimentos caducos. Incluso, el mandatario acusó a los funcionarios municipales de haber plantado la leche caducada dentro de las cajas.

“De repente fueron, trampearon la entrega, compraron un bote de leche caduco lo pusieron sobre una despensa y dijeron que estaba caduco”

El Ejecutivo estatal dijo que se realizó la revisión de todas las cajas de despensa en presencia de un notario público, y que todos los alimentos estaban en perfecto estado.

Además, respondió a las declaraciones del alcalde, quien dijo que Yunes Linares lo había amenazado con quitar el apoyo de la policía Estatal para Minatitlán si no se retractaba de lo que dijo. Afirmó que sí hay elementos de seguridad en el municipio y que lo que hizo fue recordarle a Reyes Álvarez que sus declaraciones podrían crear confusión entre la ciudadanía.

“Lo que le dije al presidente municipal con mucha claridad, en un punto y aparte, no como parte de las despensas, es que había que acelerar el tema de la policía municipal, porque hay un convenio y Minatitlán es el más rezagado de los 23, solo ha convocado a 4 personas para que se integren a la policía”.

Por último, Yunes Linares informó que presentarían una denuncia, pues es un delito usar recursos del Estado y luego pretender que éstos pueden hacer daño a la población.