Siete nuevas denuncias fueron presentadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ante la Procuraduría General de la República (PGR), en contra del ex gobernador Javier Duarte. Las denuncias señalan mal manejo y desvío de más de 4 mil 300 millones de pesos, dinero que debía ser para mejorar la salud y seguridad del estado.

El desfalco fue encontrado en los ejercicios del 2013, 2014 y 2015. Los auditores encontraron que en 2013 la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), había recibido 160 millones de pesos para el Subsidio para la Seguridad Municipal (Subsemun), pero el dinero no fue repartido en ninguno de los 16 municipios que debían haberse visto beneficiados, y tampoco se regresaron los recursos a Hacienda.

Otra irregularidad es la desaparición de 139 millones de pesos que Sefiplan debía transferir a la Secretaría de Salud del estado, movimiento que no se realizó. Según las investigaciones de la ASF, informó que en 2014 el gobierno de Duarte se apoderó de 957 mil pesos que debían ser destinados a la implementación del nuevo sistema penal.