La primera acción de inconstitucionalidad contra la Ley de Seguridad Interior fue presentada ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), promovido por diputados de las bancadas partidistas de Acción Nacional (PAN), Revolución Democrática (PRD), Movimiento Ciudadano (MC) y Movimiento Regeneración Nacional (Morena). Los 28 artículos que contiene la ley fueron impugnados, argumentando que violan los derechos humanos y el derecho de acceso a la información.

Se reunieron 188 firmas para que el recurso fuera aceptado por el máximo tribunal de la nación. Al entregar la impugnación ante la corte, estuvieron presentes Marko Cortés, representante del PAN, Francisco Martínez Neri, del PRD, y Jorge Álvarez, perteneciente a Movimiento Ciudadano.

Cortés declaró que su partido solicitó al presidente Enrique Peña Nieto, escuchar las preocupaciones y demandas de la ciudadanía antes de que la Ley sea promulgada. Además, el representante del PRD, también afirmó que esta norma debilitará aún más las policías estatales y municipales.