En una ceremonia pública celebrada en la Base Aeronaval “las Bajadas” en el puerto de Veracruz, fueron incinerados 452 kilos de cocaína, que equivalen aproximadamente a 5 millones de dólares. La droga fue decomisada por autoridades federales en ese municipio.

El producto alcanzaba para elaborar al menos 3 millones de dosis de cocaína, con un precio en el mercado de 12 mil 500 dólares por kilo. De haber podido exportar la droga a los Estados Unidos, su valor se hubiera incrementado el doble, llegando a ser 10 millones de dólares (más de 200 millones de pesos).

En el evento, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, aseguró que este era uno de los golpes más fuertes a la delincuencia organizada en las últimas décadas. También, aseguró que en Veracruz no habrá ni complicidad ni complacencia con los delincuentes, y dio la orden a las fuerzas de seguridad estatales a cumplir con su deber con eficiencia y firmeza.