Una investigación realizada por el Instituto Nacional Electoral (INE), señaló que una de las empresas fantasmas ligadas al ex gobernador Javier Duarte, denominada como ASISMEX, desvió recursos para la campaña presidencial de 2012.

Según estos datos, ASISMEX logró desviar un total de 18.4 millones de pesos, que dispersó entre 7 mil 311 representantes de casilla de diferentes institutos políticos, con ayuda de otras 10 empresas de naturaleza similar.

La distribución de los recursos fue: 15 millones 571 pesos para la alianza Compromiso por México, integrado por el PRI y Partido Verde, cuyo candidato era el actual Presidente, Enrique Peña Nieto. Para la alianza integrada por el PRD, Movimiento Ciudadano y el Partido del Trabajo, quienes postularon a Andrés Manuel López Obrador, les facilitaron 2 millones 58 mil pesos. Por último, al PAN y su candidata, Josefina Vázquez Mota, les tocaron 142 mil pesos.

Las bases de datos de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), muestran que los propietarios y representantes de ASISMEX son socios de por lo menos otras 14 empresas fantasma creadas durante el mandato de Duarte en el Estado de Veracruz. Cuatro de esas empesas ya están reportadas como “fantasma” ante el Sistema de Administración Tributaria (SAT).