El cineasta mexicano, Alejandro González Iñárritu recibió su quinto Oscar por la producción en realidad virtual “Carne y Arena”. En una noche de gala acompañado por varias personalidades del cine de origen mexicano, Iñárritu y Emannuel Lubeski fueron premiados en el marco de los Governors Awards.

“Es sin duda alguna uno de los premios que más disfruto tener porque no es en base a una competencia”

El también director de la premiada película The revenant aseguró que no esperaba recibir un premio por Carne y Arena, lo que quería era crear conciencia sobre un tema que le parece muy serio: la inmigración.