En una ceremonia privada encabezada por el presidente Enrique Peña Nieto, la Secretaria de Marina (SEMAR) realizó el hundimiento controlado del buque destructor “Comodoro Manuel Azueta” en el Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano, el cual contaba con 42 años de servicio.

Este hundimiento tiene como propósito la formación de un arrecife artificial que ayude a preservar el ecosistema marino de la zona y evitar la degradación de las estructuras coralinas.

El gobierno también aseguró que se evitaría la destrucción de la biodiversidad, la sobreexplotación pesquera, la contaminación del agua y la modificación del paisaje natural. Por su parte, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas declaró que al buque le fue removido todo el material que pudiera entorpecer el buceo o llegar a volverse un contaminante.