En Venezuela existe una revuelta desinformativa –además de la social- y un difícil acceso a la información, con este contexto que enmarca las protestas desde el 1 de abril contra el gobierno de Nicolás Maduro, surge BusTV, con la idea de llenar de contenido “las calles  que ardían”.

Para las fundadoras de BusTV la idea inicio clara: en lugar de crear algún tipo de protesta las dos fuimos con la inquietud de combatir la desinformación, cuenta Laura Helena Castillo a Clic, una de las fundadoras junto con Claudia Lizardo.

La intención de BusTV es llevar la información a la gente y no esperar que la gente llegue a donde la información está.  Cifras oficiales reportan que en Venezuela existe un 60 por ciento de penetración de internet. BusTV fue uno de los proyectos que participó en julio pasado en el Encuentro Latinoamericano de Periodismo Emprendedor e Innovador en Lima, organizado por la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) en colaboración con Sembramedia. 

Estudios privados de Ipys(Periodismo de investigación y defensa de Acceso a la Información. Alertas de Violaciones a la Libertad de Prensa en Venezuela.) señalan que ronda entre un 40 y un 50. Por ello eligieron los buses como canal informativo-en todo el sentido- pues explican que hay una audiencia variada, pero en su mayoría son personas con poco acceso a Internet, que es donde se consigue la información más contrastada en este momento en Venezuela.

“El Bus TV surge gracias a un tejido social que se formó mientras la calle ardía. O, precisamente, porque la calle ardía”, respondió Laura.

BusTV tiene retroalimentación instantánea: lo mismo alguien del auditorio-algún pasajero- se inconforma con una de las notas informativas, lo dice en voz alta, y los demás pasajeros le responden (sí, al final se arma un debate) como también reciben aplausos, así como les ocurrió en el primer noticiero, aunque “las noticias no eran como para aplausos”.

BusTV es un proyecto offline que tiene impacto digital. El acceso a la información es una batalla que libra Venezuela, y el proyecto no es ajeno: Los corresponsales del interior del país a veces tienen que esperar hasta la madrugada para enviarnos videos sencillos, de apenas 1 minutos de sus emisiones del día para que nosotros los montemos en las redes sociales. Otras veces no tienen conexión o, simplemente, se les va la luz, describe Laura Helena la forma que operan.

BUS TV nos explica cinco cosas por las que el acceso a la información es complicado en Venezuela

UNO. En 2005, Andrés Izarra, el ministro de Comunicación del gobierno de Hugo Chávez dijo que buscaban crear una hegemonía comunicacional. Las fundadoras de BusTV consideran que se logra conéxito: entre 2005 y 2016 el organismo de telecomunicaciones realizó 129 acciones de investigaciones, multas, cierres, incautaciones de equipos y medidas de censura en medios radioeléctricos tradicionales y digitales. En ese lapso cerraron 50 estaciones de tele y radios en todo el país. Solo en 2017 han cerrado 42 emisoras de radio.

DOS. Las empresas que prestan servicio llevan años con restricción de dólares (hay control de cambio y solo el gobierno puede venderlos legalmente) y el mantenimiento que hacen es muy escaso, por lo que la calidad del servicio es bastante baja.

TRES. De los tres diarios de circulación nacional, dos fueron vendidos en opacas transacciones y sus líneas editoriales se volvieron favorables el gobierno. Esto también ha pasado en medios regionales y municipales.

CUATRO. Como el papel periódico es importado y los dólares preferenciales los da el gobierno, pues los diarios que son críticos no obtienen divisas y deben comprar el papel a un organismo estatal creado hace poco.

CINCO. Venezuela tiene la peor conexión a internet del mundo.

¿Cómo surge bustv?

Claudia y Laura Helena asistieron -cada una por su cuenta- a los encuentros del Laboratorio Ciudadano de Protesta No Violenta en Caracas.

Ambas le comentaron a uno de los organizadores sus inquietudes y proyectos, él las puso en contacto. Claudia había pensado hacer alguna actividad informativa dentro de los buses y yo había pensado en hacer noticieros portátiles en las veredas de los barrios (las zonas populares venezolanas). Claudia es directora creativa en una empresa de comunicaciones digitales y yo soy periodista.