A los dieciséis años un adolescente tiene pocas decisiones que tomar. A esa edad Rubén Figueroa decidió emigrar a Estados Unidos, luego de asimilar la realidad que le ofrecía su pueblo: ausencia de empleo, pocas escuelas y ocho pozos petroleros que nunca derramaron la riqueza del llamado oro negro para los lugareños.

Quince años después, la situación no ha cambiado, o mejor dicho no ha mejorado, por el contrario, empeoró, pues a la marginación se sumó el fenómeno de las extorsiones y vejaciones contra los migrantes que se desplazan a bordo del tren de dos caras, el mismo que ven como su transporte al mundo de las oportunidades, pero que por su imponencia es conocido como La Bestia. 

Al irse no sólo dejó atrás su pueblo, su país, sino que orillado por la necesidad abandonó su hogar, ese lugar que siempre mantuvo en el recuerdo sobre todo por el aroma de los platillos que preparaba su madre, aroma que le acompañó en la memoria en cada viaje. Y con ese recuerdo conoció gente, conoció América Latina desde la perspectiva que sólo los migrantes pueden ver con claridad.

 

“Tuve la suerte de llegar y convivir, reír y llorar con migrantes. Trabajé como migrante, como cualquier otro”, refiere antes de retomar su plática sobre el ferrocarril que cruza México del sur al centro.

FOTO: LUIS ARTURO GAYOSSO

Las vías del tren cambian la vida de quien pasa por ellas, el zumbido de La Bestia es una alerta que advierte las dificultades del camino, pero marca la esperanza de un rumbo.

“Las vías para mí representan dos cosas: un camino hacia la muerte o un camino hacia cumplir los sueños. A cumplir un derecho por tener un sueño”, considera Rubén Figueroa.

FOTO: LUIS ARTURO GAYOSSO

Regresó del “sueño americano” con la concientización de quien experimenta los sacrificios para lograr mejores oportunidades de vida, y regresó con un objetivo claro: realizar trabajo social en favor de los migrantes.

Rubén lleva doce años de apoyar a los migrantes. Desde su regreso de Estados Unidos no ha parado con la tarea que se impuso.

Su labor humanitaria inició en casa y también involucró a su madre, preparando comida y apoyando el descanso de los centroamericanos que pasaban por su hogar. Años más tarde se incorporó al Movimiento Migrante Mesoamericano (MMM), organismo que apoya permanentemente a los migrantes en distintos países, y que además organiza la Caravana de Madres Centroamericanas en busca de sus hijos migrantes ; Figueroa se encarga de la localización de migrantes desaparecidos.

FOTO: LUIS ARTURO GAYOSSO

 

Puentes de Esperanza

Figueroa junto con el MMM han logrado que decenas de migrantes, sobre todo de Centroamérica, se reencuentren con sus familiares después de muchos años de haber perdido contacto. El caso más emblemático para él, fue el del nicaragüense Francisco Cordero quien se reencontró en Veracruz con su madre Teodora Ñamediz, luego de más de treinta años de no tener ninguna comunicación.

FOTO: LUIS ARTURO GAYOSSO

La gente usualmente no le saluda con un hola, pero sí con algún gesto de agradecimiento que se hace presente en cualquier plática.  Le llaman de distintas formas, él se autonombra  “El Gordo”, siempre anda en la ruta migrante en la búsqueda de un “tránsito digno para los hermanos centroamericanos”, de muchos que como él lo hizo para años atrás, han tomado la decisión de ir al norte del continente con la intención de mejorar su calidad de vida.

Actualmente Rubén Figueroa sigue caminando la ruta migrante. Recopila en México y Centroamérica casos de migrantes –centroamericanos principalmente- desaparecidos. Anota, platica y se va a caminar hasta encontrar con aquellos que dejaron sus lazos familiares en el camino hacia Estados Unidos.

FOTO: LUIS ARTURO GAYOSSO

Puentes de Esperanza es un proyecto del Movimiento Migrante Mesoamericano que une a familias que perdieron contacto con un migrante que emprendió camino hacia Estados Unidos o México.

 

A Pie de Vía

Para ver los pasos de Rubén Figueroa puedes seguirlo a través de sus diferentes redes sociales. En especial puedes conocer de primera mano las imágenes más cercanas que se presentan de la migración en México y Centroamérica por medio de su cuenta de Instagram (Rubenfigueroadh) , y seguir el #APiedeVia con el cual Rubén sigue su camino. 

Ruben Figueroa_En from barbara beltramello on Vimeo.

VIDEO CORTESÍA  DE BARBARA BELTRAMELLO PHOTOGRAPHY